martes, 22 de junio de 2010

Consiguiendo lo mejor de las hierbas

Este texto lo traduje yo misma hace ya tiempo, y aprendí bastante de él:


CONSIGUIENDO LO MEJOR DE LAS HIERBAS


Muchos preparados medicinales han sido echados a perder o estropeados simplemente porque el usuario no los preparó o usó favorablemente. Esto desanima naturalmente a mucha gente a probar las hierbas otra vez. Ya que muchas hierbas son de acción suave, es importante que EXPERIMENTEN PARA OBTENER RESULTADOS. Ciertas hierbas pueden ser preparadas de manera exacta y administradas correctamente conforme a los beneficios derivados. Como por ejemplo, la Eupatoria (eupatorium perfoliatum): una infusión CALIENTE tomada al ser retirada puede inducir la transpiración. Por la mañana, la infusión FRIA puede ser tomada como un laxante suave. Pulverizada la corteza del olmo resbaladizo Olmo americano (ulmus fulva) es calmante para los intestinos cuando han recibido un enema. Es inútil, sin embargo, para los intestinos que no han sido lavados antes de la inyección de la solución botánica. Una infusión de Lúpulo (humulus lupulus) suave suprime las propiedades aromáticas. Una infusión de lúpulo fuerte suprime las propiedades tónicas amargas. Una decocción suprime las propiedades astringentes. Cada operación da un resultado diferente. Una planta no puede tener los mismos principios activos, por ejemplo, en una decocción como en una infusión. Para la decocción los extractos resinosos y los principios amargos prevalecen; mientras que en una infusión, una gran cantidad de principios aromáticos y volátiles, esencias, etc, son extraídos.
¿Qué son estos términos: “decocción” “infusión”, etc? Son las formas de tratar las hierbas después de recolectarlas. Pulverización, Extracción, Decantación, Filtración, Clarificación, digestión, manifestación. Tomaré cada uno de ellos por turnos y los examinaré.
Pulverización es la reducción de las hierbas a partículas pequeñas. Todas las sustancias a ser usadas de este modo deben estar libres de toda humedad. Las hierbas contienen aceites volátiles que pueden ser sometidos a altas temperaturas durante el proceso de secado. Hay máquinas disponibles para cortar y moler las hierbas, pero la vieja MANO y el MORTERO son todavía los favoritos del Arte.
La primera operación del secado de hierbas es cortarlas en pequeñas partes cuando están frescas. Muchas hierbas (ruda / ruta graveolens, menta / mentha piperita, tanaceto / tanacetum vulgare) necesitan ser secadas a las más bajas temperaturas posibles. Otras (milenrama / achillea mittefolium, hiedra terrestre / nepeta hederacea) deben ser secadas rápidamente. No es necesario un equipamiento especial para el secado. Sigue el método que doy debajo:
1: selecciona y recolecta la hierba (s) que desees. Recolecta en un día seco.
2: ata las hierbas en pequeños fardos, en dos, que el trozo de cuerda una los fardos. Cuelga los fardos en el tendedero, por la cuerda. Nota: es importante que por la noche y / o siempre que el tiempo esté húmedo, cuelga los fardos en el interior. Si las hierbas se humedecen durante el proceso de secado enmohecerán.
Si estás recolectando solo hojas o flores de una planta, entonces ponlas en una bolsa de muselina para secarlas. No pongas mucho a la misma vez en cada bolsa, o de lo contrario el aire no pasará bien a través de ella. Generalmente, las hierbas tardan de tres días a una semana en secarse. Es importante que queden bien secas. Gira los fardos cada día, de manera que tomen bien el sol. Si no hay sol y los tienes que secar en el interior, ponlo a una temperatura uniforme alrededor de unos 60º a 70ºF.
3: cuando los fardos estén secos, pasa las hierbas a través de una máquina de picar carne o un molinillo. Usa una cuchilla gorda primero, luego una fina. Si se han secado correctamente, las hierbas deberían salir más o menos en forma de polvo. Ponlas en latas o botes con tapa de rosca y guárdalas en un lugar oscuro. Pueden ser mantenidas de esta manera varios años sin perder su color natural o sus propiedades medicinales.
EXTRACCIÓN: los principales métodos usados en la extracción de principios activos de hierbas son:
(a): DECOCCIÓN: se consigue con principios activos compuestos por materia extractiva que se puede sacar fácilmente de la planta pero no es dañada con el agua hirviendo (manzanilla romana / anthemis nobilis; genciana / gentiana lutea; retama / spartium scopaius).
(b): INFUSIÓN: se consigue al obtener los extractos por medio de agua caliente, o diluidos en alcohol. Solo en este caso el agua hirviendo no es usad. De hecho en muchos casos incluso se usa agua fría.
(C): MACERACIÓN: es una infusión prolongada usando alcohol o diluyendo alcohol. Consiste en poner en remojo el material en un cuenco por un periodo determinado, agitándolo a intervalos. Este método es usado para la extracción de extractos fluidos o tinturas.
La decantación es el método más perfecto para obtener las partes solubles de los remedios. Consiste en dejar que fluya lentamente, hábilmente a través de una columna de material de un modo similar a lo que se obtiene con un filtro de café.
La filtración es el proceso por el que los líquidos son separados de las sustancias automáticamente suspendidas en ellos. Lo más fácil para este método es usar un filtro de papel.
Clarificación es el proceso de aclarar una sustancia después de su procesado, como en el caso de la miel, el sirope, la manteca, etc. Y es hecha por disolución y descremación, o filtración a través de un material idóneo.
La digestión es un proceso simple de maceración prolongada, a una temperatura constante alrededor de los 100º F.
Expresión (de exprimir) es el método con el que los jugos de hierbas son extraídos prensándolas; en realidad exprimes el remedio fuera de la hierba. Normalmente se usan dos tipos de prensas: una prensa de rosca simple, similar a la prensa de imprimir, o una prensa hidráulica como las usadas en los grandes laboratorios.
Fuente: Buckland´s complete book of witchcraft
Traducción: Dandelion