viernes, 12 de febrero de 2010

Cómo limpiar, cargar y consagrar una baraja de Tarot

Os he enseñado algunas de mis barajas de Tarot y ya es hora de que os cuente cómo se limpian, se cargan y se consagran las barajas de Tarot. Es bastante fácil y recomendable a la hora de comenzar a usar una nueva baraja.




¿Por qué hay que limpiar y consagrar un Tarot?

Cuando compramos una baraja de Tarot u otro oráculo puede contener toda clase de energía desconocidas, no sabemos por que sitios ni lugares ha pasado y lo más conveniente es eliminar estas energías. Además, la baraja debe contener nuestra energía, está claro que si no es una baraja de uso personal, sino para usarla con otras personas, contendrá más energías, y de vez en cuando puedes volver a limpiarla.

Hay muchas formas limpiar un Tarot, por ejemplo, hay personas que dejan la baraja toda la noche sobre la tierra para que absorba las energías extrañas que podría contener y además bajo la luz de la luna para que las cargue de energía.

También hay otras personas que ponen un altar con los cuatro elementos y dejan la baraja toda la noche, para que los elementos trabajen y las limpien. (Personalmente pienso que esto es demasiado pasivo.)

Sin embargo, yo os voy a contar como lo hago, debido a mis estudios de Wicca, he adaptado la forma de consagrarlas a Wicca.


¿Cómo limpio mis Tarots?

Desde que tuve mi primer tarot siempre he usado incienso para limpiar mis cartas, puedes usar salvia, lavanda, romero, pino, etc, aunque hay muchas posibilidades entre las hierbas purificadoras. Debes coger carta por carta y pasarla por el humo del incienso una por una, pensando o diciendo "yo te purifico".

Ocasionalmente las limpio poniendo una amatista encima del mazo toda la noche, la amatista absorbe la energía, luego tendrás que limpiar también la amatista.


Llega la hora de cargarlas (Opcional)

Una vez que están limpias hay que cargarlas de energía, hay múltiples formas, cómo dejarlas toda la noche sobre el pentáculo, o toda la noche dentro de un círculo de piedras de alta vibración, dentro de una pirámide de varillas, poniéndolas a la luz de la Luna, puedes escoger entre alguna de estas formas.


Ahora debemos consagrarlas

Os puse en el paso anterior que es opcional, porque personalmente, para mí, la consagración ya carga el objeto de energía.
Para consagrar el Tarot yo uso la típica consagración a los cuatro elementos, la consagración es importante para dedicar el objeto al uso ritual que le vamos a dar de ahora en adelante, y que deje de ser un objeto cualquiera. Utilizaremos Sal o piedras para la Tierra, incienso para el Aire, una vela encendida para el Fuego y un cuenco con agua para el Agua. Los dispondremos como solamos hacerlo en nuestro altar.

Después pasaremos el objeto por cada uno de los elementos (no salpiques las cartas con agua, solo pásalas por encima del cuenco, o podrían dañarse, tampoco las acerques mucho a la llama de la vela). Al pasarlas por cada elemento recitaremos una oración de consagración, os recomiendo que escribáis la vuestra propia, yo os voy a poner esta de ejemplo, que es de Lucy Summers:

"Te consagro por el poder de (Tierra/Aire/Fuego/Agua).
En el nombre del Dios y de la Diosa.
¡Qué todos los espíritus malignos
ardan pues te convertirás
en un objeto de mi voluntad!"

Imagina una luz radiante que sale de la baraja, cada vez que la pasas por los elementos.

Adicionalmente puedes decir unas palabras para afirmar cuál es el objetivo que deberán cumplir a partir de ahora las cartas, a que fin servirán.


Hacer la baraja tuya

Es importante que la baraja se impregne también con tu energía, para eso se recomienda que cuando termines todos los trabajos de limpieza y consagración la envuelvas en un paño negro o la metas en un saquito negro y la lleves contigo todo el tiempo posible durante unos días, por ejemplo en un bolsillo, también puedes ponerla debajo de la almohada mientras duermes.

Después de todo esto ya puedes usarla con normalidad.


No hay comentarios: