sábado, 23 de junio de 2012

Sirenas y tritones atlánticos




Mitología celta, mitología europea.

Raza de seres anfibios. Probablemente son originarios de la costa de Bretaña y atravesaron el Canal de la Mancha hasta llegar a Cornualles, dende los habitantes les dieron un nombre anglo-francés: Mermaids y Mermen, que significa mujeres y hombres marinos.

A partir de Cornualles, se extendieron por toda la costa occidental de las Islas Británicas, y alrededor del norte de Escocia, llegando hasta Escandinavia. También se les ha visto cerca de otras costas europeas (aunque no deben confundirse con las nereidas del Mediterráneo, con las que sólo tienen un parentesco muy lejano, ni con las antiguas sirenas griegas), pero parecen preferir el agua fría y las costas escarpadas de Inglaterra e Irlanda, así como los acantilados y firodos de Escandinavia.

Se han visto también sirenas en otras costas del mundo, incluyendo Norteamérica y China, pero suelen ser muy diferentes de las sirenas europeas. De hecho, las tres sirenas que vio el Almirante Cristóbal Colón en el Río del Oro, el 8 de enero de 1493, según las propias palabras del Almirante, “no eran tan hermosas como las pintan, que en alguna manera tenían forma de hombre en la cara”. Al aprecer, tambíen había visto otras sirenas semejantes en Guinea, en la costa Manegueta. En cualquier caso, no debe darse crédito a la teoría racionalista de que están emparentadas con los manatíes o dugongos.

Las sirenas y tritones viven en el mar, pero también pueden adaptarse a vivir en tierra. Tienen idioma y costumbre propios, pero pueden hablar también el idioma de los humanos que viven en la costa más próxima. Les gusta acercarse con frecuencia a la orilla, aunque sólo sea para sentarse en una roca y peinarse seductoramente sus largos cabellos; por eso suelen vivir en la zona litoral, más que en alta mar.

Es corriente que los pescadores vean sirenas y tritones, especialmente cuando el mar está agitado. Dicen que no hay nada tan asombrosamente bello como un banco de personas marinas de todas las edades jugueteando entre las grandes olas del Atlántico, con sus cuerpos plateados brillando entre las tumultuosas aguas y sus ojos verdes chispeando mientras se deslizan entre las olas. Contrariamente a la creencia popular, nunca caen en las redes de los pescadores. Son demasiado astutos y ágiles para quedar atrapados en tales trampas. Se alimentan de pescado y otros productos marinos, pero no se muestran hostiles ni interfieren con los pescadores, a menos, por supuesto, que los humanos les hayan ofendido de algún modo.

La mayoría de las sirenas son asombrosamente bellas, aunque su belleza parezca a veces un poco fría. Son rubias, con largas guedejas cuyo color varía desde el pardo claro hasta el denominado “rubio fresa”. Los ojos son grandes, verde o verde-azulados. Los dientes son inmaculadamente blancos, como una perla, con una pátina verde cuando están inmersos en agua de mar. Los pechos, brazos, hombros, cintura y cadera están perfectamente proporcionados. La especie tiene un desarrollo lento, y resulta imposible determinar la edad de una sirena. Las niñas son muy hermosas y tardan mucho tiempo en alcanzar la adolescencia. La juventud de las sirenas es muy larga, y cuando llegan a adultas conservan la apariencia de una mujer madura y atractiva durante innumerables años.

Los tritones son fornidos, atezados, hirsutos y musculosos, pero con un carácter más suave que el que su aspecto parece indicar.

Ambos sexos tienen aspecto humano por encima de la cintura, y de pez por debajo, con una gran aleta caudal, pero sin aletas dorsales. Sin embargo, son capaces de cambiar su cola de pez por piernas humanas para caminar por tierra firme, siempre que lo desean. Incluso es posible que muchos de ellos pasen la mayor parte de su vida, tanto dentro como fuera del agua, con piernas en vez de colas de pez.

Las relaciones entre la gente del mar y los seres humanos son sumamente complicadas. Ambas razas sienten una fuerte atracción física por la otra, pero sus caracteres son tan diferentes que las asociaciones suelen terminar en el desastre. La gente del mar no tiene alma; pueden predecir el futuro, son presumidos, celosos y rencorosos, poseen un cierto poder sobrenatural y, muy probablemente, son inmortales.

Existen muchas historias de seres humanos enamorados de personas marinas, tanto varones como  hembras. Cuando una mujer se enamora de un tritón, éste puede hacerla anfibia, para que vaya con él a vivir al mar. Sin embargo, la sirena se desprenderá de su cola e irá a vivir en tierra con su amante o esposo humano.

En un principio, sus relaciones serán apasionadas y felices, pero la luna de miel termina muy pronto. La mujer humana empezará a añorar a los amigos y parientes que dejó en la tierra, y acabará por abandonar a su esposo. La sirena añorará la libertad que gozaba ente las olas, y encontrará muy difícil la sequedad y el polvo de la vida en la tierra. Escandalizará a los vecinos al quitarse todas sus ropas para bañarse desnuda en el mar, llamando a sus antiguas compañeras para que acudan a sentarse con ella en las rocas, a charlar, cantar y peinarse.

Las sirenas cantan muy bien, pero son malísimas cocineras, y su belleza pronto deja de atraer al marido que llega a casa y no encuentra más que pescado crudo para comer. Además, descuidan las tareas domésticas, pues son tan presumidas que pueden pasarse casi todo el día admirándose en el espejo y probando nuevos peinados. Cuando tienen niños, éstos nacen con las manos y los pies palmeados, lo que les hace muy buenos nadadores, pero inútiles en casi todos los demás juegos infantiles. En general, todos los afectados sienten un gran alivio cuando la sirena desaparece un día con sus hijos para unirse con sus amigos del mar.

Las personas marinas saben siempre, por su poder de predecir el futuro, que el matrimonio con humanos no puede durar, pero a pesar de ello suelen mostrar unos celos furiosos cuando el matrimonio se hunde. Tienden a culpar al humano y muchas veces lanzan algún hechizo o maldición contra su esposa o esposo. Un pescador que tome a una sirena como esposa hará bien en quedarse en tierra después de que ella le abandone. Jamás volverá a coger otro pez y existen muchas posibilidades de que él y su barco perezcan.

Existen muchos casos de relaciones con sirenas que no acaban en matrimonio. El más triste es cuando una joven sirena se enamora de un humano, pero éste no la corresponde y ella languidece víctima  de su deseo sin esperanzas. A veces, una comunidad costera hace amistad con una sirena, para beneficiarse de sus poderes o su don de predecir el futuro, que ella aplica a cambio de regalos como espejos y peines de oro.  Resulta muy útil para una aldea de pescadores disponer de un pronóstico del tiempo infalible, y saber dónde puede obtenerse la mejor pesca.

De vez en cuando, una sirena enamorada de un varón  humano puede transmitirle parte de su poder sobrenatural, que le permite encontrar tesoros en barcos hundidos, por ejemplo. Otras veces, un habitante del mar desarrolla un afecto especial por un niño humano, convirtiéndose en su guardián e inflingiendo horribles castigos a cualquiera que le trate mal.

Algunos miembros del clero han ocasionado grandes problemas al tratar de convertir a las gentes del mar al Cristianismo, especialmente cuando se trataba de sirenas jóvenes y bellas. No hay ni que decir que se trata de una causa perdida.

En general, se puede decir que se trata de criaturas deliciosas para observarlas a distancia, pero muy incómodas en relaciones más íntimas. Su actitud hacia la humanidad suele ser amistosa, y es raro que demuestren malicia, a menos que se consideren ofendidos, pero las diferencias de temperamento entre ellos y los humanos son insuperables. 

6 comentarios:

En positivo dijo...

Gracias por esta deliciosa entrada, Birken Hexe.

A ver... no sé cómo explicarme... Quiero una sirena yaaaaaaaa!!!! :) Me dan igual todos los inconvenientes que citas, soy muy complaciente. No tiene que cocinar si no sabe, cocino yo y le preparo un Sushi de pescado crudo especialmente para ella cada día, si hace falta. Y si añora el mar, no pasa nada, le dejo que vaya los findes, o que me lleve, que a mí también me gustaría ver todo eso.

Me ha venido a la cabeza, al leer la descripción de sus costumbres, la serie "Crepúsculo" y creo que como algún guionista se entere de esto, no tardará en salir una réplica de esta saga cinematográfica pero adaptada al mundo de las sirenas. Porque parece ser que los tritones pueden transformar a sus esposas humanas para que les acompañen en el agua. Me ha recordado mucho a Bella Swan transformada en vampiro por Edward Cullen.

¿Así que Colón vio sirenas y lo dejó escrito?... Pues de un gran marino como él, no es para despreciar el testimonio, si es verdad que lo dijo y no es una leyenda. Seguramente vería una especie menos agraciada, pero hay otros que han visto otras más guapas. Y de manera que no es lo mismo sirena británica que griega o que nereida mediterránea... Qué interesante. Supongo que hay varias razas con características diferentes, y hasta con rasgos masculinos como la que vio Colón.

Lo más curioso es que puedan metamorfosear su cola en piernas e integrarse entre los humanos. Quizá tengamos cerca alguna chica que pueda no ser humana sino sirena. ¿Conocéis a alguna candidata? A ver si recuerdo a alguna rubia de pelo largo, presumida, un poco fría, de grandes ojos verdes y dientes blanquísimos... Alguna conozco, pero temo confundirme con que sea simplemente nórdica.

Bueno, pues por intentarlo... A ver, si alguna sirena me está leyendo porque haya salido a vivir entre nosotros con piernas como nosotros, que maneje un ordenador, que haya buscado "sirenas" y haya llegado a este blog... escríbeme aquí mismo, guapa. Quiero conocerte. Me encantaría ver cómo te peinas, escucharte cantar, y me gustan las chicas con un puntito frío en su mirada, como los gatos, y como tú, preciosa. A ver, ¿qué más?... Ah, bueno, que yo soy humano. Lo siento, es lo que hay... pero sabría admirarte como te mereces. ;)

Pues muchas gracias de nuevo, Birken Hexe. Jeje, por lo menos ya tengo una nueva fantasía y puedo imaginar que se hace realidad, que no hago daño a nadie :D Espero ver alguna pronto, y permíteme colaborar al blog con la referencia de este vídeo que enlazo abajo. En él supuestamente aparece pillada una sirena real en dos tomas distintas. Escuchad los jugosos comentarios del autor, porque uno acaba creyendo un poquito más en las sirenas al verlo. Venga, saludos a todos,... Y para ti, mi niña rubia de los mares, un glu,glu en tus labios.

http://www.youtube.com/watch?v=fqFp9ejUofs

Anónimo dijo...

Te he dejado un mensaje en tu cuenta de youtube.

BirkenHexe dijo...

En positivo, ¿has visto la serie h2o? trata de esa temática.

David: ya te he respondido a los dos mensajes en youtube.

En positivo dijo...

Pues no, Birken Hexe, no he visto esa serie. No veo mucho la televisión, sólo Sálvame Delux...
;P Es broma, no la veo. Pero acabo de buscar H2O y resulta que está en Youtube. Aquí dejo el enlace para el primer capítulo en español:
http://www.youtube.com/watch?v=AfkTZ_YnEPQ

Pues muchas gracias por esta sugerencia, Birken Hexe, parece una serie divertida y agradable para disfrutarla en verano. Y como regalo agradecido para ti, unas gotitas de agua fresca sobre tu mejilla, ya que vivo al lado del mar y puedo enviártelas sin problema.

kool kat dijo...

Gracias por este post!

Estas criaturas me han fascinado desde que era pequeñita, pero es difícil encontrar información.

Que tengas un buen día!

Anónimo dijo...

Sueño con sirenas y tritones conoci una mujer en iquitos que dice que su prima se la llevo el triton se volvio sirena me comto lo mismo w ella ya no tiene alma y pero llora siempre por que extraña ser un persona normal :/ solo se que alla siempre escuche de su existencia verdad o mentira no lo se