Este blog está compuesto de información para el aprendiz y el que quiere saber, no se hacen trabajos mágicos ni terapéuticos.

domingo, 15 de julio de 2018

La noche oscura del alma ¿Qué es?

Desde hace dos meses llevo encontrándome por todas partes menciones de youtubers y blogueros a "La noche oscura del alma", unido a esto también encuentro una y otra vez un meme sobre cómo piensa la gente que es el despertar espiritual, y cómo es en realidad, y ya siendo tantas coincidencias, he pensado que estas señales me llevan a escribir sobre esto, que opino y cómo he vivido yo la noche oscura del alma. 


El meme que os comentaba que veía por todas partes.


¿Qué es la noche oscura del alma?

La noche oscura del alma es un momento del proceso espiritual por la que tienen que pasar todos los que dedican su vida a la espiritualidad, para algunos puede durar precisamente solo una noche, unos días, una semana, meses o incluso años, eso depende mucho del equilibrio que tengas entre luz y oscuridad. 

Se presenta con multitud de aspectos negativos que aparecen de pronto en nuestra vida, dependiendo de la persona puede ocurrir de una forma u otra, pero de pronto sientes como si estuvieras hundido en el lodo, en la oscuridad, como si hubieras caído lo más bajo posible, como si no hubiera salida, ocurren multitud de cosas negativas en tu vida, no sabes que está pasando, no sabes como solucionar tus problemas, te das cuenta de que no eres infalible, y realmente te das cuenta de que no tienes poder para todo, no puedes controlar todo, eres más débil de lo que pensabas, la vida o la situación actual en la que vives es más frágil de lo que pensabas, en resumen, sales o eres sacado de tu zona de confort de golpe y te ves inmerso en una miseria de situaciones de las que tienes que salir, tienes que enfrentarte a ello, y superarlo. 

Para algunos, la noche oscura del alma es algo más light, consideran que es solo una especie de depresión espiritual transitoria, y que provoca que no tengas ganas de nada, ni fe en lo que solías tener. No estoy de acuerdo, admito que entre los síntomas de la noche oscura del alma se pueden incluir estos, pero es mucho más que una simple depresión espiritual, es mucho más fuerte y dura, y tienes que enfrentarte a muchos aspectos ocultos y a situaciones que te ponen a prueba.

Por lo general la noche oscura del alma se produce porque en nuestra búsqueda de la espiritualidad, y la mejora o desarrollo psíquico y espiritual, nos centramos en exceso en fomentar nuestra luz y parte positiva, pero vamos desatendiendo el trabajo con nuestra sombra, desatendemos nuestros miedos, carencias, envidias, traumas, etc, los negamos, los dejamos enterrados, y nos centramos solo en ser mejores, pero sin enfrentarnos a nuestra sombra, no podemos desarrollarnos realmente a nivel espiritual, por lo tanto, sí, vamos creciendo, pero llega un momento en que no hay equilibrio entre la luz y la oscuridad, entre nuestra parte positiva y nuestra parte negativa, y caemos empicados, es como si nos hundiéramos de golpe en toda esa mierda que hemos estado acumulando durante años, y por tanto, de golpe tenemos que enfrentarnos a nuestra sombra, y solucionar todos esos problemas que hay en nuestro interior.


¿Cómo viví yo la noche oscura del alma?

Los que me sigáis desde hace mucho tiempo ya lo sabréis, porque he escrito muchas cosas de esa experiencia, tanto aquí como en redes sociales. Desde que nací he estado dedicada  a lo espiritual y a lo esotérico, siempre he sabido que estoy aquí para esto, aunque hubo un momento de mi vida en que me dejé llevar por la presión social de que hay que trabajar y trabajar, ganar dinero y llevar una vida normal, trabajaba mañana y tarde, hacía grandísimos esfuerzos, llevaba una vida que odiaba, no era yo, había dejado mi práctica y mis estudios espirituales, los cuales limitaba a tener siempre presente a mis dioses, a cruzar al otro lado cuando necesitaba algo, y a echar las cartas también cuando necesitaba saber algo, todo muy básico. 

De pronto comencé a enfermar del corazón, incluso llegaba a desvanecerme, las señales de que algo pasaba estaban ahí, y yo no echaba cuenta, seguía, tozuda, con esa vida "normal" que todos insisten en que hay que llevar, me hicieron una ablación cardíaca, con lo cual solucionaron mi  problema de corazón, y seguí llevando esa vida tan dura, y a la vez sintiéndome como una mierda porque ese no era el tipo de vida que debía llevar, y esa no era yo, pero me sentía como atada, incluso pensaba que nunca iba a poder salir de ese tipo de vida. 

Al cabo justo de un año, y esta vez no voy a ser críptica como decís que soy, literalmente, una noche mi madre me encontró muerta en la cama, no había podido resistir la dureza del estilo de vida que llevaba, y me dio una cadena de ataques epilépticos que haciendo una y otra vez que mis funciones corporales se pararan acabaron matándome. Yo tenía que volver, eso estaba claro, hay mil señales, que ya os he contado a algunos, como vivir a unos metros de un centro médico enlace entre pueblos y capital, donde siempre había tres o cuatro ambulancias, y que a las cuatro de la madrugada, al lado de mi casa, era todo para mí, y los médicos estaban allí en unos minutos cuando mi madre llamó para pedir ayuda, y ellos me trajeron de vuelta. 

A partir de aquí, comencé a enfermar, literalmente caí y me hundí en toda esa mierda de la que hablaba arriba. Perdí toda mi fuerza y habilidades físicas, perdí parte de mi memoria, estaba todo el tiempo enferma, tuve que dejar mi trabajo, no podía realizarlo, ni quería. Estaba hundida en la miseria espiritual, porque estaba muy traumatizada por haber pasado por tal experiencia y a la misma vez no entendía por qué había pasado, entré en una crisis de fe, porque había muerto y no había visto la luz ni nada de eso. Durante un año perdí mi don, ya no tenía sueños premonitorios, ni sentía energías, ni nada. 

Pero pasó algo, durante ese año yo cambié, de muchas formas, para empezar, completamente dejé la vida que llevaba, dejé el trabajo, me fui a vivir con mi pareja, me dediqué de lleno a escribir en los blogs y a hacer vídeos, a explorar, a hacer excursiones a lugares preciosos, a disfrutar de todo lo que me gustaba, a llevar la vida que siempre había querido, y al finalizar ese año mi don volvió, de una manera brutal, de pronto me veía inmersa en noches y días en los que estaba metida en la cama con fiebre y tenía visiones, venían guías a decirme "Isa, preparaté porque va a pasar tal cosa", y yo me quedaba desconcertada y luego pasaba, o me decían: "Isa, vas a recibir un regalo" o un don, y así pasaba. 

Tenía experiencias terroríficas, por ejemplo, en tres ocasiones, de noche, estando dormida vi a tres hombres que entraban por el balcón y uno de ellos que era muy delgado y castaño con el pelo largo, me agarraba de un pie y me intentaba sacar de mi cuerpo y llevarme, y yo luchaba y gritaba, era todo muy violento, y yo decía "no, noooooo, yo tengo más poder que tú", y me agarraba a mi cuerpo y a la cama, hasta que se cansaban y se iban, y yo despertaba completamente reventada de cansancio. Veía a los dioses y a los guías por igual, recibía mil señales, comenzaba a sentir energías a nivel mucho más amplio, más generalizado, energías que no sentía antes, porque antes todo era más concreto.

Algo que siempre me ha impresionado mucho, es que empecé a darme cuenta de por qué todos estamos unidos, y todos pasamos por experiencias similares, aunque nuestro ego nos dice que somos únicos y especiales, todos pasamos por el mismo proceso. Empecé a no odiar a los que me habían hecho mucho daño, empecé a usar las energías universales para sanar el dolor y el daño causado en lugares concretos, en zonas, en pueblos enteros, a cientos de personas. Nunca había hecho nada así, y muchas cosas que veis que he recibido, regalos, la llegada de personas maravillosas, han sido siempre después de trabajar de esta manera, es como si al limpiar y equilibrar todo eso, recibiera cosas buenas, se restableciera el equilibrio a mi alrededor. Para mí, todo esto trajo un cambio de conciencia brutal.

Volví a estudiar todo lo que estudiaba cuando era niña y cuando era adolescente, por eso me veis escribir y hacer muchos vídeos sobre Tarot, cristales, péndulo, astrología, etc. Recuperé una gran cantidad de conocimiento que estaba oculto o enterrado en mí, y aprendí mucho más de manera más madura y seria. De hecho, también veís que volví a este blog y al canal.

Yo nunca había estado centrada concretamente en trabajar con la luz y con ser mejor persona, siempre os he dicho que todos somos luz y oscuridad, pero sinceramente creo que hay muchas personas que llegan a esa noche oscura del alma, porque en todos los libros  y cursos y charlas y encuentros con los que han aprendido, nadie les ha dicho que es necesario enfrentarse a su sombra y abrazar esa oscuridad como parte de uno mismo, y llega un momento en que la sombra emerge, no se puede ignorar eternamente.

¿Y cómo te enfrentas a tu sombra para superar todo esto y que vuelva el equilibro a tu vida y a tu práctica espiritual? Reflexionando sobre todas esas cosas dolorosas que has vivido, cuando sientes dolor, ira, envidia, rabia y sabes que eso en realidad no es sano, te sientas a solas, y piensas "¿por qué me pasa esto?, ¿por qué siento esto?,  ¿por qué tengo miedo?, ¿por qué odio?". Tienes que entender por qué te comportas así, o por qué tienes esos sentimientos, también tienes que enfrentar tus debilidades y aceptarlas, tienes que aceptar que no eres perfecto, que  no puedes con todo, que no puedes saber todo, que tienes carencias, que eres un ser humano, ni más ni menos. Si estás inmerso en todo ese fango o en ese hoyo espiritual, esto puede durar meses o años, si no lo estás, simplemente enfrenta esos pensamientos, sentimientos, miedos, envidias, ira... en el momento en que se produzcan. Y es importante que recuerdes que eres humano, y que no pasa nada, que te perdonas a ti mismo por sentirte así, porque es de seres humanos, pero tienes que entender por qué te ocurre y qué necesitas para remediar esa sensación o situación, tienes que ser franco contigo mismo.

En mi caso por ejemplo, lo más duro fue aceptar que no tengo la misma fuerza física que los demás, que no tengo la mejor salud, y que no puedo llevar la misma vida que otros, algo que se me ha exigido desde que nací, que fuera trabajadora y productiva, que ganara mucho dinero y que me olvidara de tonterías, se me exigió también entender la importancia del que dirán, y lo mal vista que está la vida que llevo y que lleváis vosotros también. Pero al enfrentarte a todo esto entiendes, que a la mejor no tienes que tener la misma fuerza física que los demás, y no importa, qué no tienes que tener la mejor salud del mundo, y no importa, y sobre todo, que todo el mundo no viene a una encarnación a llevar el mismo tipo de vida o a hacer lo mismo. Yo no puedo tener un trabajo en el que haga grandes esfuerzos físicos, pero sí puedo estar aquí, ayudándoos a entender cosas de temática espiritual.

Y entonces empecé a sanar, y ahora me siento mejor que nunca jamás en mi vida, tengo una energía que jamás había tenido, estoy mucho más en paz que antes de que todo esto comenzara.

Por lo tanto, una de las cosas que te enseña la noche oscura del alma, es que espiritualmente, cuando crecemos, no solo crece nuestra luz, también crece nuestra oscuridad, y hay que ir enfrentándola, poco a poco,  día a día,  porque sino, cuando llegue esa noche oscura del alma, será terrible el dolor que tendrás que pasar, pero si todo está en orden, quizás sea un proceso más pequeño.

Espero que esta entrada os haya ayudado, me he abierto como una flor, porque a veces te das cuenta de que lo que te ha ayudado a ti, también puede ayudar a otros, porque muchas personas están pasando o pasarán por lo mismo. Gracias a todos los que estáis ahí fuera leyéndome, os quiero.
Es un texto original de Dandelion, La Bruja Verde, todos los derechos reservados.

5 comentarios:

Joshua Beta dijo...

Qué bueno que te hayan salido poderes. Ojalá yo los tuviera...

Qué bueno que, al final, lograste superar todo, a pesar de tus experiencias tan intensas, y que fuera con creces, como decimos en México. A mí la sombra me viene siguiendo desde hace doce años, y cuando parece que lo voy a superar, se pone peor y acabo peor que antes... A veces pienso que "le debo algo a la vida" y que toda mi mala suerte y decadencia es resultado de ello...

Mi "noche oscura" lleva ya cinco años... Espero encontrar "de dónde agarrarme", como decimos los mexicanos, para poder salir de ahí. Ya me urge...

Gus Guerra Diaz dijo...

Me ha encantado y he disfrutado mucho leyéndote, en la medida de lo que puedo disfrutar con ello claro, porque sé que son experiencias duras, tela las cosas que tenemos en común... Este post me ha animado a escribir sobre ello en mi blog. Me alegro muchísimo que hayas evolucionado tanto. Ahora entiendo que desaparecieras de repente en todo esto, simplemente lo necesitabas. Cuanta alegría siento cuando leo estas cosas sobre ti. Un besazo enorme!!

Hechicera Lestrange dijo...

Muchas gracias por contarnos todo esto que es tan personal. Yo si sabia algunas cosas porque las habías contado en otro blog y canal... pero no tantos detalles y que prácticamente habías estado muerta.
Creo que es un error cuando la gente trata de tapar la oscuridad, ya que ser perfecto es imposible, y siempre me pareció pretencioso decir vivo en la luz... como demasiado ilusorio ya que hasta en la mitologia los mismos dioses tienen su parte oscura o su sombra... nadie es realmente un santo ni todo amor.

Tambien es muy humano y normal sufrir por esos miedos que aveces tenemos... pero tambien es bueno despues de sufrir pensar que tampoco es un "pecado" sentirlos ya que eso nos hace lo que somos... a veces me gusta verlo como un equilibro... si fueramos felices todo el tiempo no podríamos valorar o darnos cuenta cuando nos sentimos mal. Claro que me paso muchas veces el sentirme deprimida y mal como decis... y si bien trato de trabajar eso y siempre apuntar a lo mejor también reflexiono después que es un constante aprendizaje.

No te preocupes por lo de no ser como otros... como dijiste .. cad uno es diferente y por mas que no te vea en persona siempre creo que con tus palabras demostras ser mejor persona que muchos de esos "normales o personas standard".

Unknown dijo...

Hola!, acabo de llegar a tu blog... en donde ultimamente me eh sentido así.
hace poco tuve algunas experiencias fuertes y dolorosas que me han agotado mucho energeticamente, pero estoy en vias de recuperarme.
El dia de hoy una sensacion de tristeza me invade a ratos, nose porque. hace algunos dias eh tenido una pesadilla... el miedo a perder a quien amo, el vaiven de lograr ese equilibrio del cual hablas. En el camino de que todas estas experiencias oscuras se conviertan en luz.
Un abrazo.

cattatonia dijo...

Hola, muchas veces las obligaciones del dia a dia te separan del camino, pero al final se vuelve. Yo también sufrí Epilepsia se de lo que hablas... Tuve un ataque muy fuerte y porque estaba mi padre que fue el k me reanimo. Un abrazo