viernes, 19 de septiembre de 2014

El curanderismo, El Don y la enfermedad



Vosotros sabéis que me gusta contaros tradiciones y leyendas sobre el curanderismo ibérico. Tantas veces miramos hacia otras culturas y otros países europeos, siendo nosotros mismos ibéricos, nos encanta aprender sobre las prácticas de los celtas, los germanos, los griegos, etc, pero no debemos olvidar, que aquí en la península ibérica hay muchísimas tradiciones y leyendas mágicas. Si bien hay que decir, que es mucho más difícil llegar a conocer esas tradiciones, ya que los curanderos ibéricos no apuntaban lo que aprendían en libros de las sombras ni grimorios, su tradición era oral y consistía en buscar a otra persona más joven con El Don y enseñarle todo lo que sabían antes de morir, no hacía falta que fuera de su propia sangre. Y ya estoy contando demasiado, pero si no cuento por lo menos algunas de las cosas que sé, pues se perderán, porque es muy difícil encontrar en internet nada que no sean tradiciones nuevas o actuales, o inventadas en el siglo XX.


Así que hoy quería enseñaros una creencia de los curanderos, esta dice que los niños que nacen malitos, o con una mala salud, o enfermos, algunos de ellos, tienen El Don, y son curanderos, o brujos, o adivinos o como lo queráis llamar. Y he estado reflexionando sobre ello porque muchas veces os he contado que en Brujería del Cerco se dice que antiguamente solo podían ser brujos los que tenían un pie a este lado de la cerca y un pie al otro lado. Así pues podían comunicarse con los vivos y con los muertos. Y mi reflexión ha sido que esta tradición y la de los niños con mala salud y El Don es muy cercana porque ¿qué puede hacer más que tengas un pie en este lado y otro pie en el otro lado que tener una mala salud?

Desgraciadamente, muchas de las tradiciones del curanderismo se han desvirtuado y contaminado por las prácticas cristianas, prácticas que ni los mismos religiosos cristianos aprueban ya que para ellos todos esos rituales y prácticas del curanderismo son herejías y prácticas demoníacas. Y es normal, ya que son prácticas que proceden del paganismo y de una cultura y una religión completamente diferente del cristianismo y por eso los sacerdotes y jerarquías cristianas no han querido asimilarlas. Y por eso mismo muchos practicantes españoles o se alejan del curanderismo o lo toman como charlatanería, ya que en muchos practicantes se ha convertido solo en rezos constantes y en superchería.

Antes de terminar, como sé que hay muchas personas que viven a países americanos, quiero dejar claro que cuando hablo de curanderos me refiero a los de la Península Ibérica y recordaros que en mi familia los ha habido, y por ello se cosas muy curiosas y algunas de sus tradiciones.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas noches, Dandelion. Quisiera hacerte una pregunta por si supieras de ello, ya que no encuentro nada sobre esto; dices que se enseñaba al joven lo que se sabía antes de morir, pero... ¿puede ocurrir que algún antepasado, y lejano, no sé, ponle 200 años...te enseñe y pase sus conocimientos, aún no dandote cuenta tú misma de que lo está haciendo? ¿y en el caso de que pudiera ser así, cuál podría ser el motivo, qué lazo habría con esa persona , si es que hubiera algún lazo?.

Muchas gracias Dandelion , y también gracias por este blog :)
Un saludo.

Dandelion (BirkenHexe) dijo...

No suele ser común, otra cosa es que te guíe para que aprendas, incluso que te lleve de la mano para que encuentres los sitios donde podrías aprender. Pero yo me refiero a que ellos enseñaban al aprendiz todas sus recetas y tradiciones, por ejemplo, como curar las culebrillas, como curar el antras, como limpiar ambientes, incluso como traer niños al mundo, y depende de la ética del curandero podía enseñar cosas malas o buenas, por ejemplo rituales de magia negra para obtener más poderes, pero muchos curanderos no hacían esas cosas, aunque las sabían.

Anónimo dijo...

Sí, supongo que no debe de ser común, no encuentro absolutamente nada sobre ello.
Muchas gracias por la respuesta Dandelion :)
Un saludo.