domingo, 23 de noviembre de 2014

No ha sido color de rosa en las tradiciones antiguas



Hace unas semanas estuve leyendo un artículo del blog A pie torcido, de Aitziber Conesa, hablaba sobre lo “Fluffy”, y hoy me estaba acordando y reflexionando, por mis vivencias y por las cosas que leí sobre los fluffies. Pienso que todos los que han sido wiccanos eclécticos al principio han sido un poco fluffies, simplemente por el hecho de que al empezar, no sabes nada, y te crees todo lo que viene en los libros. Pero mi reflexión en concreto es sobre esas personas, que siendo españolas dicen “pertenezco a un linaje de brujas que proviene de los tiempos de la Inquisición”. Y para mí no hay nada más fluffie que alguien que dice eso.


¿Por qué pienso así? Muchas veces os he explicado que mis abuelos y mi bisabuela eran curanderos. Y probablemente más generaciones hacia atrás lo eran también, porque en aquella época, esas cosas se las pasaban de generación en generación. Entonces, primero, por el hecho de que en España no había linajes de bruja, como se explica en los libros wiccanos, o en libros ingleses, o en películas. En España siempre ha habido curanderos, desde un punto de vista más religioso, o desde un punto de vista más relativo a la curación con hierbas, pero curanderos. Y segundo, porque las historias que se cuentan en mi familia, sobre cosas de curanderos, que se dicen con la boquita pequeña y en silencio a los oídos, y avergüenzan a algunos, harían temblar a cualquiera de esos wiccanos fluffies que piensan que todo es color de rosa y todo es luz, y todo es amor. No es así, aquí en este país, entre los curanderos hay tradiciones antiquísimas y rarísimas, y esas cosas no vienen en los libros de wicca, por que la wicca refleja algo extranjero, y refleja algo nuevo realmente. Además, muchos wiccanos son animalistas, o defensores de los animales en otro sentido, y entre los curanderos se cuentan tradiciones o hechizos en los que se matan animales y se hacen cosas a veces oscuras, que a muchos de esos wiccanos les revolvería las tripas.

Os voy a poner un simil, los wiccanos fluffies son a los relatos épicos de caballeros que rescatan princesas, lo que los curanderos son a George R. R. Martin.

Así que por eso no os engañéis, los practicantes de magia antiguos, en la Península Ibérica, no eran luz y color y unicornios vomitando arcoíris. Eso es algo nuevo y comercial.

3 comentarios:

Tiquicia Vargas dijo...

Excelente articulo, también pienso que mucha gente cree que todo el asunto es muy a la Harry Potter o las Hechiceras. Aquí en Costa Rica las brujas como tales existen, son temidas y buscadas, pero estoy segura que sus llamados linajes no datan de siglos y siglos de herencia, más bien era un asunto económico, ya que muchas mujeres se mantenían de esa anera. Creo que mucha gente argumenta eso solo para justificar su practica, para darse alguna importancia ante los demás.

luz dijo...

Mis abuelas y mi padre eran curanderas cada cual según su cultura y los elementos que le ofrece el ambiente curan y hacen su magia la naturaleza en si es mágica y aprender a tomar de ella lo mejor es fascinante me gusta aprender cada día cosas nuevas me encanta su blog

Divine Arcane Spellbound dijo...

Hola buenas tardes me podria ayudar con un sueño ke tuve???? En mi familia uvo varios curanderos y gitanos