viernes, 11 de noviembre de 2016

Cómo hacer una limpieza energética con sal, para una persona

Hoy os voy a enseñar una forma fácil de haceros una limpieza energética usando sal y el agua de la ducha. Os conté en la entrada anterior que quiero crear contenidos útiles, y las limpiezas son de las cosas que más solicitáis. Esta es una de las dos limpiezas que yo suelo hacer, espero que os guste y os ayude.




¿Por qué hacernos una limpieza energética?

Las personas no solo tenemos una parte física, sino que también tenemos varios cuerpos sutiles, y para decirlo de la forma más simple, debido a esos cuerpos también somos energía. Podemos cargarnos no solo con energías positivas, sino también con negativas. 

Durante nuestro día hay muchas maneras en las que podemos cargarnos de energía negativa, y al contrario de lo que piensa mucha gente, no tiene por qué ser porque alguien te haga un ritual para hacerte daño, podría ser el caso, pero lo más común es que te cargues con pequeñas envidias y malas intenciones de otros, incluso que tu mismo produzcas esas malas energías si estás enfadado, gruñón, quejándote de todo o simplemente negativo, las peleas en el hogar o el trabajo también te cargan de energía negativa.

Si tienes mucha energía negativa, puede que las cosas no te vayan bien, tengas un día o semana o racha de pena, haya muchos problemas y conflictos en tu vida, estés siempre enfermo, etc. Y de nuevo te vuelvo a decir, si no te salen las cosas a derechas, no tiene por qué ser porque te hayan hecho "magia negra", puede ser simplemente por la gran cantidad de energía negativa que has ido acumulando. 


¿Cada cuanto debemos hacernos una limpieza energética?

Lo principal es que si ves que las cosas no marchan bien te hagas una. Si eres practicante de magia, tu misma intuición te va a decir "necesito una limpieza energética". Por supuesto, si sabes a ciencia cierta que alguien te está haciendo un mal "energéticamente hablando", debes hacerte una limpieza. También cuando haces pruebas como la del vaso con sal y vinagre, si te sale algo extraño, deberías hacerte una limpieza energética.

Pero, también es de una debida higiene mágica hacerlas con más frecuencia, sin esperar a que todo sea un caos para hacerla. Hay personas que se hacen una a la semana o una al mes, y hay personas que se hacen varias al año. Yo pienso que varias al año es lo ideal, a no ser que por alguna razón te cargues muchísimo de malas energías.


¿Qué vamos a necesitar? 

  • Sal, preferiblemente marina y de grano grueso, pero sirven también los otros tipos.
  • Tu ducha y su agua


¿Cómo hacerla?

Es muy fácil, para empezar, este tipo de trabajos es conveniente hacerlos cuando la Luna estás menguando, porque es un trabajo para eliminar algo, también hay días más convenientes para estos menesteres, cómo el martes o el sábado.

Lleva un cuenco con la sal a tu ducha, primeramente date una ducha normal, lavándote como lo haces siempre, una vez que hayas terminado y estés todavía mojada vas a ir embadurnándote con sal todo el cuerpo, todo, incluso el pelo, de la coronilla a la planta de los pies. 

A continuación restriega la sal sobre tu cuerpo, como si te estuvieras lavando. Pica un poco y también es molesto pisar la sal en la planta de los pies, pero solo será un rato.

Cuando termines, cierra los ojos y visualiza que la sal absorbe todo lo malo que hay en ti, toda la energía negativa, todo lo que está mal, puede ayudarte imaginar que la negatividad es una luz o una sustancia negra o del color que tu asocies con ese concepto.

Después abre el grifo, y con el agua empieza a enjuagarte desde la parte superior de tu cabeza, ve bajando, la sal irá cayendo y se irá por el desagüe. Enjuágate entera, visualiza como toda la negatividad sale y se va por el desagüe y tu quedas limpia y llena de luz. 

Para terminar, cuando cierres el grifo, deja que el agua de tu cuerpo se escurra un poco en el plato de ducha o bañera, porque debes dejar que te seques de manera natural, sin usar la toalla, por ejemplo, puedes sentarte en el cuarto de baño hasta que te quedes seca por completo.

Ya has realizado tu limpieza.

Una recomendación: es conveniente que no solo te hagas tu una limpieza energética, sino también a tu casa, si tienes un negocio y estás allí todo el tiempo, puedes hacer una limpieza a tu negocio también. 


Quizá también te interese:

No hay comentarios: