jueves, 17 de noviembre de 2016

¿Qué tiene que ver la frase Bell, book and candle con la Brujería?

Hoy os voy a contar que tiene que ver con la brujería la famosa frase Bell, book and candle, en español Campana, libro y vela, que a algunos les sonará por el ser el nombre de una película de 1958 titulada en español Me enamoré de una bruja, o por ser el nombre de un grupo, también por ser el nombre de tiendas mágicas a través del mundo y por estár siempre vinculada a la Brujería y a la magia.


Esta frase define muy brevemente el ritual de excomunión de la Iglesia Católica que tiene lugar cuando alguien ha cometido un pecado muy grande, y en otros tiempos estuvo muy relacionada con la brujería, porque para ellos ser bruja es un pecado muy gordo, incompatible con el catolicismo.

El ritual es el equivalente a una maldición, el sacerdote lee el siguiente texto (traducido por mí del inglés):

"Lo excluimos del seno de nuestra Santa Madre Iglesia, 
y lo juzgamos condenado al fuego eterno con Satán 
y sus ángeles y todos los reprobados, 
hasta que no rompa las cadenas del demonio, 
haga penitencia y satisfaga a la Iglesia."

Es entonces cuando el sacerdote cierra el libro (la biblia), hace sonar la campana, que símbolicamente es para los muertos, y apaga la vela y la tira, simbolizando que el alma del pecador es arrancada de la vigilancia de dios.
Un texto original de Dandelion.

2 comentarios:

Vhardda dijo...

Yo pensaba que era una canción, no sabía que significaba más cosas...

Gus Guerra Diaz dijo...

Que buenooo