Este blog está compuesto de información para el aprendiz y el que quiere saber, no se hacen trabajos mágicos ni terapéuticos, tampoco se hacen tiradas de tarot.

viernes, 20 de octubre de 2017

Fitoterapia: Aceites esenciales

Esta entrada la publiqué hace unos días originalmente en IsaLot blog, pero he querido también dejarla aquí. Así que, os traigo una entrada muy interesante para todos aquellos interesados en el mundo natural, la fitoterapia, las terapias alternativas, la relajación, y cómo suelo deciros, "una vida diferente", por que tú te mereces algo de tiempo libre y deshacerte de tu estrés y ansiedad. Se trata de una entrada en la que os hablaré de los Aceites Esenciales, qué son, para que sirven, cómo usarlos y mucho más.




¿Qué son los aceites esenciales?
Los aceites esenciales son una mezcla de sustancias que contienen todas las plantas y que les dan su aroma, para poder usarlos tanto en fitoterapia como en aromaterapia deben ser extraído. Para que lo que compras se considere aceite esencial,  y no otro derivado de las plantas, debe haber sido extraído de una de estas dos maneras:

  • Por presión: es el caso de los aceites cítricos, cómo limón, naranja, mandarina, pero también la bergamota.

  • Por destilación: otros aceites esenciales, como los de lavanda, salvia, menta, etc, se obtienen por destilación, para lo cual es necesario usar un alambique. La destilación aísla las partes volátiles y las no solubles al agua, mediante el vapor, separándolas del resto de las sustancias.


Así pues, los aceites esenciales son solubles en otros aceites, en alcohol y en materias grasas, pero no en agua.



¿Para que se usan?

Se usan con dos finalidades, la terapéutica y la aromática. En cuanto a la terapéutica, se usan para aliviar o mejorar una dolencia, y como aromática, se pueden usar para que su olor nos ayude de alguna manera (aromaterapia), o para crear perfumes.


¿Cómo se usan?

Los aceites esenciales solo se usan sobre la piel (hay excepciones como el enjuague bucal, pero no se traga), no se recomienda en absoluto para uso interno.

Por lo general se suelen usar sobre la piel, para lo cual hay que diluirlos, porque los botecitos que venden contienen aceite esencial concentrado, y si los usas tal cual, podrías causarte irritación en la piel. Para usarlos sobre la piel los diluimos en aceites naturales, por lo general se suele usar aceite de almendras dulces (lo puedes comprar en cualquier farmacia y en algunos supermercados, se usa para la piel de los bebés), también se puede diluir en aceite de jojoba, de pepitas de uva, de coco, avellana, cártamo, cacao, girasol, soja o germen de maíz, no se usa el de oliva porque su olor es muy fuerte y enmascara el de los aceites esenciales, tampoco se usan aceites minerales. 

La proporción de la mezcla debe ser de un 1 a 3% de aceite esencial, y el resto de aceite de base (por ejemplo el de almendras dulces). Si se usan para problemas físicos, se usa más cantidad, por ejemplo un 3%, si se usan para problemas nerviosos o emocionales se usa menos, por ejemplo un 1%. 

Los usos para la piel incluyen, el masaje y la loción. Los de masajes por lo general suelen usarse para dolencias musculares o reumáticas, o en zonas donde sintamos malestar, para lo que se amplia la cantidad de aceite esencial que se añade al aceite base. Además, mediante el masaje nos aseguramos que los nutrientes y otros principios activos del aceite esencial llegan al torrente sanguíneo. Las lociones son solo para aplicarlas, no se suele masajear, solo se extienden, pueden usarse por sus efectos sobre la piel, como cosméticos, por ejemplo, el aceite de rosa mosqueta, el aceite de argán, son usados con frecuencia para el cuidado facial.

Un uso muy recomendado es añadir los aceites esenciales al baño, obviamente no se hace todos los días, pero, como calmante y relajante son maravillosos. Recordemos que los aceites esenciales no son solubles al agua, pero si se evaporan con el calor, y también se absorven a través de la piel durante el baño. Si necesitas relajarte, no hay nada mejor que añadir al agua de tu baño unas gotas de aceites esenciales que sirvan a este propósito, cómo: manzanilla, rosa, caléndula, jazmín, melisa, lavanda, azahar,  Pero también se pueden tomar baños con el fin de aliviar dolores, para lo cual se podrían usar: romero, pino, anís, eucalipto, jengibre, lavanda, menta, tomillo o cedro. 

Otras ideas para su uso son: añadirlas a lociones exfoliantes naturales; lociones curativas de heridas, herpes y otras afecciones de la piel, diluyéndolos en alcohol; compresas para aliviar el dolor y la inflamación, remojándo paños en agua hirviendo a la que se añaden unas gotas de aceite esencial; acondicionadores, lociones antiparasitarias y colutorios, disolviéndo el aceite en un poco de alcohol, y añadiéndolo a 100 ml de vodka; aguas florales, diluyendo aceites esenciales en agua destilada o desionizada, absorbe parte de las propiedades de los aceites esenciales y sirve como tónico para la piel; en inhalaciones, durante catarros o cuando se tienen otros problemas respiratorios, añadiendo unas gotas a un cazo de agua que ha hervido, y colocándo la cabeza por encima con cuidado, cubierta con una toalla, y respirando sus vapores. 



Precaución a la hora de usarlos:

Hay que conocer muy bien el aceite que vamos a usar, es decir, tienes que estar informado de lo que usas, ya que algunos aceites son fototóxicos, potencialmente tóxicos si lo usamos mucho y otros pueden ser irritantes en altas concentraciones. 

Aceites fototóxicos: Esto quiere decir que si te los aplicas sobre la piel no debes ponerte al sol, porque pueden salirte manchas: Bergamota, angélica, comino, verbena, limón, jengibre, lima, mandarina, naranja.

Tóxicos en cantidades grandes: siempre se usan diluidos y no más de dos semanas, o podrían resultar tóxicos: anís, anís estrellado calaminta, canela, cedro, cilantro, clavo, cúrcuma, enebro, estragón, eucalipto, hinojo, hisopo, laurel, lúpulo, nuez moscada, perejil, pimienta negra, salvia, tomillo, trementina, valeriana.

Irritantes: si se usan en una concentración alta irritan la piel. Pino, limón, naranja, ajo, albahaca, alcaravea, anís, tomillo, eucalipto, pimienta negra, canela, clavo, cúrcuma, cedro, menta, jengibre, perejil.



¿Cómo conservarlos?

Siempre se deben guardar en un lugar oscuro y fresco, además deben estar contenidos en un frasco de cristal oscuro para que se conserven bien.


¿Dónde comprarlos?

Se venden en herbolarios tanto físicos como online, muchos herbolarios online tienen tienda en Ebay, Amazon, Etsy y sitios así, por lo que es fácil conseguirlo online. Algunos aceites muy conocidos como el del árbol del té, pueden encontrarse incluso en la farmacia o en parafarmacias.


ADVERTENCIA: los frasquitos pequeños que venden en los bazares, que se usan para los quemadores de incienso, no son aceites esenciales, son sustancias elaboradas a partir de petróleo y productos químicos, se usan solo como ambientador, pero por favor, evita su uso, porque ese tipo de sustancias son cancerígenas, al igual que los inciensos no naturales.

Espero que esta entrada os haya ayudado, haya aclarado vuestras dudas y en definitiva os haya servido u os haya permitido comprender que son los aceites esenciales y como funciona todo su mundo.
Es un texto original de IsaLot, todos los derechos reservados.



2 comentarios:

Hechicera Lestrange dijo...

Hola dandelion, la verdad que me gusta la entrada porque no se mucho sobre aceites esenciales. Nunca use por ahora y suponia que eran los mismos que se usan para ungir las velas (aunque tampoco use para ungir velas , simplemente no uso nada).
Me encantaria probarlos algun dia, pero antes voy a aprender bien todo lo que se relacione con ellos.

cattatonia dijo...

A mi me llamo mucho la atención la cosmética natural...vamos hacerte tus propias cremas.
Muchas gracias por la información.