Este blog está compuesto de información para el aprendiz y el que quiere saber, no se hacen trabajos mágicos ni terapéuticos, tampoco se hacen tiradas de tarot.

martes, 24 de octubre de 2017

Meditación tradicional, cómo vaciar nuestra mente para encontrar la paz, ¿cómo meditar?

Esta entrada la publiqué originalmente el 26 de octubre de 2016 en mi otro blog IsaLot, pero he querido que también estuviera en este blog: Ayer hablamos del Mindfulness, sobre todo como filosofía de vida, y hoy vamos a hablar de la meditación, y en concreto sobre la meditación tradicional, diferente a la atención plena, veremos sus diferencias, pero también explicaremos para que sirve la meditación, qué beneficios nos puede traer y cómo se hace.



¿Diferencia entre la meditación tradicional y la atención plena?

En la meditación tradicional lo que hacemos básicamente es vaciar nuestra mente, quedarnos en blanco, los pensamientos van entrando en nuestra cabeza y nosotros debemos intentar no prestarles atención, y dejar que se vayan, observarlos como algo externo, y no "engancharnos a ellos" y comenzar a pensar, dejamos que se vayan, y poco a poco ese flujo de pensamientos, se marcha y llegamos a estar tranquilos y en paz, dejando descansar la mente por un espacio de tiempo. Esta actividad requiere tiempo, no se consigue en un día.

En cambio, la Atención plena, o Mindfulness, consiste en meditar observando algo, qué puede ser un objeto, o una imagen, o atendiendo a algo concreto, por ejemplo, atendiendo a nuestro cuerpo cuando estamos sentados meditando y siendo conscientes de como entra y sale el aire, de como se elevan las costillas y luego bajan, de lo que sentimos, del ruido que hacemos, etc, también otro ejemplo sería, cuando caminamos por un césped, siendo conscientes de la hierba bajo nuestros pies, del calor del sol, de la brisa que nos da en la cara, etc. (Todo esto lo explicaré en ESTA ENTRADA).


¿Por qué meditar?

Puede parecer algo de religiones asiáticas o de los que practican yoga habitualmente, pero la meditación es la actividad principal del mindfulness, la puede usar cualquier persona sin importar sus creencias o religión. Hay muchas razones para practicar la meditación:

Hagas lo que hagas, después de meditar, te saldrá siempre mejor  y esforzándote menos que si no hubieras meditado, sobre todo en tareas en las que debas utilizar tu mente.

Dejas tu mente en blanco, no hay espacio para pensar en miles de cosas, que más tarde te desviarán de tu objetivo al hacer un trabajo ritual o mágico, es como si te reiniciaras, y empezaras de cero a hacer ese trabajo en concreto sin pensar en nada más.

Emocionalmente también ayuda, no solo mantienes a raya tus pensamientos, sino la avalancha de emociones que puede sentir el ser humano, por lo tanto, ayuda a controlar las emociones.

La meditación ayuda a la salud mental, a liberarse del estrés y de la ansiedad, y si eres una persona muy nerviosa también te ayudará.

Si eres nuevo realizando alguna actividad y sientes cierta inseguridad al comenzar, meditar antes te hará sentir mucho mejor.


¿Cómo se medita?

Siéntate en un lugar donde estés cómodo pero no demasiado, no quiero que te duermas, puede ser en el suelo sobre un cojín o esterilla con las piernas cruzadas, o en una silla o sofá. Siempre debes meditar en un lugar donde estés tranquilo, sin ruidos que molesten y donde no te vayan a interrumpir (una interrupción producirá estrés emocional). Debes tener la espalda recta y respirar solo por la nariz.

Cierra los ojos y relájate. La meditación se hace mediante secuencias respiratorias, puedes elegir por ejemplo hacer 10 secuencias o 20 o más, que consistirán cada una en inhalar y exhalar 10 veces.  Se respira siempre por la nariz, con calma, y al inhalar se cuenta 1, 2, 3, 4, y al exhalar se cuenta 1, 2, 3 ,4. Otras personas hacen respiraciones más largas, de 6, algunos hasta de 10. Haz las respiraciones de la longitud con la que te sientas cómodo. (Para que te quede claro, un ejemplo, Secuencia 1: mientras inhalas cuentas 1, 2 ,3 ,4, mientras exhalas cuentas 1, 2 ,3 ,4. En las siguientes secuencias haces exactamente lo mismo.) Cuando hayas practicado esto mucho, ya no hará falta que cuentes, conseguirás que tus respiraciones sean igual de largas. 

Mientras que respiras, en tu cabeza concéntrate en la oscuridad nebulosa que ves, algunas personas ven un color concreto, yo por ejemplo veo una especie de universo sin estrellas. 

Si vienen pensamientos a tu cabeza, no te preocupes, no les hagas caso, sigue concentrándote en ese vacío u oscuridad, y se irán solos.

Cuando lleves un rato, puede que empiecen a aparecer luces o destellos o veas patrones que comienzan a formarse y desaparecen y comienzan de nuevo. 

Puedes meditar el tiempo que te apetezca, los principiantes solo consiguen hacerlo unos minutos, con la práctica conseguirás hacerlo más tiempo. Es conveniente meditar a diario.
Es un texto original de Gudurn Álfardottir, todos los derechos reservados.


No hay comentarios: