martes, 12 de enero de 2010

Merlín



Mago o druída inglés, conocido en el mundo entero, hay muchos mitos sobre su nacimiento, como el mito cristiano que dice que fue engendrado por la princesa Dyfed el súcubo Asmódeo. Pero Merlín es mucho más antiguo que la religión cristiana. La tradición antigua (pagana) decía que fue engendrado por la fuerza mágica de la antigüedad.

 
Su talento era tal que hablaba desde el nacimiento, era clarividente, era capaz de hablar con los animales, de cambiar de forma, de hacerse invisible, y también de controlar el clima y los elementos, aunque estas habilidades las empleaba con sumo cuidado para no enfurecer a la poderosa Naturaleza. Era el único hombre al que respetaban los seres del mundo antiguo, por su bondad y sabiduría, y tenía contacto con ellos, con hadas, gnomos, y dragones. Fue un maestro de poesía y literatura). En la novela medieval Lanzarote y Ginebra se contaba de él lo siguiente: "Conocía la esencia de todas las cosas, su transformación y su renovación, conocía el secreto del Sol y de la Luna, las leyes que rigen el curso de las estrellas en el firmamento; las imágenes mágicas de las nubes y el aire; los misterios del mar. Conocía los demonios que envían sueños bajo la Luna. Comprendía el grito áspero de la corneja, el volar cantarín de los cisnes, la resurrección del fénix. Podía interpretar el vuelo de los cuervos, el rumbo de los peces y las ideas ciegas de los hombres, y predecía todas las cosas que sucedían después."
Personifica diferentes arquetipos del mundo mítico celta: druida, bardo, hombre salvaje, chamán y profeta.
Merlín se convirtió en guía espiritual de su época, y en consejero de diferentes reyes, como Vortigern, Uther Pendragón y el famoso Arturo de Camelot.
Se considera a Merlín el mago más poderoso de la historia. Fue el maestro de Arturo Pendragón, hasta que se convirtió en rey de Britania, cuando se convirtió en su consejero.
Acabó sus días en el bosque de Bronceliande (Bretaña), donde fue recluido en un árbol por su compañera Viviana y allí está todavía esperando que alguien lo libere.

Mi opinión personal es que un día Merlín existió de verdad, no se si se llamaría Merlín, quizás fue como algunos de nosotros, que a veces tenemos visiones o nos pasan cosas realmente inquietantes, pero con el paso del tiempo su fama y la exageración de la gente fue inflando su leyenda. Pero espero que de verdad en algún lugar del pasado él existiera.

3 comentarios:

Sonia dijo...

Realmente Merlín era un cargo asignado y no un nombre. El nombre de este tan conocido mago de la época artúrica era Taliesin, que fue el merlín de Britania. Decir que Taliesin se llamaba Merlín sería lo mismo que afirmar que Arturo se llamaba Rey, no sé si me explico...

dandelion dijo...

Pero, ¿lo sabemos a ciencia cierta? es lo que dijo Marion Zimmer Bradley.

Sonia dijo...

Se sabe a ciencia cierta, para cuando Marion Zimmer Bradley lo quiso decir, ya había muchos autores que lo habían dicho ;)