domingo, 6 de noviembre de 2011

El curanderismo en la Península Ibérica



Voy a hablar de un tema un poco olvidado por los Brujos y practicantes de magia españoles que son paganos. Y es el curanderismo en nuestro país. Parece que todos nos empapamos de información venida de tierras lejanas referente a lo mágico y a las tradiciones antiguas, pero olvidamos que vivimos en la Península Ibérica y que aunque arqueológicamente hayamos podido encontrar poca información de dioses y ritos paganos, hay riqueza mágica también aquí.

Los que me conocen bien, saben que me intereso mucho por este tema, porque mi abuela y mi bisabuela eran curanderas, y eso me ha abierto los ojos a una realidad, y es que los que estudiamos Brujería en sus diversas formas, no debemos olvidar que aunque cerremos los ojos, aquí, en nuestro país, están estas personas, que tienen una tradición propia, cuyas características a veces son similares a las de la Brujería en muchos lugares, y otras son distintas pero extrañamente interesantes.

En España, no se ha hablado mucho de covens o círculos de Brujas autóctonas, más allá de Zugarramurdi, o sin ir más lejos aquí en Andalucía, las Brujas de Montilla, o un puñado de casos similares a lo de Montilla. Eso es porque aquí parece tener más éxito que la Brujería, el Curanderismo. Que podríamos decir que es una mezcla de folkmedicina y prácticas mágicas.

Si bien es verdad, que la mayoría de curanderos están muy ligados a la religión católica, no hay diferencia alguna con la Brujería por el hecho de que esta siempre se ha unido a la religión vigente del momento, por ello, pienso que en este país debió haber curanderos paganos hace mucho tiempo.

Los curanderos también son llamados saludadores, sanadores, arreglahuesos, y en estos tiempos tan católicos santos ya que algunos llegan a tener tanta devoción por ellos que los comparan con santos.

Al igual que en muchas culturas se piensa con los Brujos, se cree que los sanadores tienen un don especial con el que han nacido, que suelen llamar El Don, o La Gracia.
Para algunos es algo genético, pero para otros se solía decir que hay una serie de hechos que hacían que el curandero tuviera este don por determinadas circunstancias en el momento de su nacimiento:
  • Si emitía un grito o llanto desde el vientre materno (pierde el don si la madre lo cuenta antes de cumplir los siete años).
  • Si nacía cuando las campanas de la iglesia daban las tres, seis, nueve o doce (en cuyo caso tenían el don de la doble vista, podían percibir a los seres invisibles).
  • Nacer con la forma de una cruz de Caravaca en el cielo de la boca (algo que me es muy familiar porque mi abuelo la tenía, y toda la vida he oído discutir por ello, y decir que era Santo).
  • Cuando es imposible saber el sexo del bebé, porque se gira y no se le puede ver en las ecografías, de ninguna manera (esta es más moderna).
  • Y otros pequeños signos: nacer con un diente, o de pie, los mellizos, nacer antes de tiempo, nacer con las membranas amnióticas sobre la cabeza, o con un nevus sobre la cara.

Por regla general, los curanderos suelen guardar mucho el secreto, es una de sus normas, llegando a pensar que si cuentan alguna de sus técnicas perderán el don, por ello solo enseñan a otro cuando están a punto de morir o son ya muy viejos. Es algo que nos recuerda al “Secreto o Silencio” de la pirámide de los Brujos. Algo que se tiene en común con prácticamente todas las formas de magia, hay que guardar silencio.

Se dice que estas personas empiezan a tener indicios o “señales” de lo que son desde chiquititos, experiencias extrañas, visiones, percibir o ver espíritus, etc. Es parte del Don. Y si lo intentan, descubren que se les da bien curar.
Otra característica es que no deben cobrar por su trabajo, sino aceptar la voluntad, si no hacen esto, pueden perder su don. Esto también me recuerda a la Brujería, en Wicca, una de las 161 leyes dice: “119. Nunca aceptes dinero por el uso del Arte, el dinero mancha al que lo toma. Son los hechiceros y conjuradores y sacerdotes de los Cristianos los que aceptan dinero por el uso de sus artes. Y venden el perdón a los hombres por sus pecados.”. Y es algo muy discutido en la actualidad, igual que es discutido cuando se habla de curanderos estafadores.
Por lo general, tratándose de enfermedades, los curanderos se dedican a tratar enfermedades que el médico a veces no consigue curar, o tarda muchísimo, como por ejemplo, un clásico, las culebrillas, algo que en mi familia siempre se han curado y es mucho más rápido. Pero además, suelen curar enfermedades de tipo mágico, como “el susto”, “el mal de ojo”, “el aire”, etc. Cosas que aunque nos parezcan propias del analfabetismo, y de una clase social muy, muy baja, señores, todavía hay miles de personas que creen en ellas.
Parece que toda la magia empleada por los curanderos parece ser magia simpática. Es decir, algo semejante atrae lo semejante, usamos algo que se parece a lo que queremos conseguir para atraerlo.
Para concluir diré que para mí, el curanderismo en nuestro país, son restos de tradiciones chamánicas muy antiguas, que se han ido mezclando con las religiones que han ido tomando la península. Y me parece algo sumamente interesante que estudiar y comprender.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta que hayas escrito esta entrada, Birken Hexe. Yo llevo ya algún tiempo intentando recuperar el conocimiento ancestral sobre plantas medicinales de la península. Hay muy poco y al final tengo que recurrir casi siempre a publicaciones extranjeras, pero siempre intento centrarme en la tradición herbalista occidental. Creo que importamos mucha medicina alternativa y espiritualidad del este, cuando en realidad nuestra tierra tiene una grandísima riqueza espiritual y curandera.
Un abrazo,
Zarza Silveira

Anónimo dijo...

Me aparece muy interesante esta entrada, estaba bicheando cosas sobre medicina con hierbas y google me ha enviado directamente aquí jeje. Es curioso porque hace poco me enteré de que mi bisabuela era la que "curaba todo con tés" en su pueblo, y tenía fama de bruja jeje. Me da mucha pena no haberla conocido y que sus conocimientos se perdieran en la familia, aunque a mi me encanta la medicina natural.

moises dijo...

hola en 2011 fui a un curandero y vidente por un problema no de salud ,me trasmitio parte de su don de sanar pero no el de videcia ya era mayor el quería preguntar si es posible que cuando el muera me venga a mi el resto del don, tengo que decir que la parte de don que me trasmitio me provoco una crisis nerviosa y estuve hasta ingresado en el hospital por eso no fui mas a buscarle el don consiste en una sesacion extraña , magnética en un dedo que el la utiliza para vendecir agua, un saludo