domingo, 14 de julio de 2013

Arreglando mi hiedra enana

Hoy, aprovechando que estamos haciendo limpieza en la terraza, he cogido mi pequeña Hedera Helix Glacier, que se llena de cochinilla algodonosa y la he lavado para liberar a la pobrecilla de estos inmundos parásitos. Lo bueno que tiene la hiedra, es que es fuerte, y la cochinilla no la seca ni hace que pierda las hojas. Y otra ventaja es que puedes ponerla en el fregadero, abrir el grifo un poquito e ir lavando hoja por hoja, con los dedos, fácilmente, sin que la planta sufra ningún daño, precisamente por lo resistente que es. Y así lo he hecho. Suelo hacerlo una o dos veces al año.

La hiedra es una de mis plantas favoritas, y por eso tengo una enana en casa, me encanta.

Os dejo unas fotos del antes y el después.

Antes (estas fotos las he titulado "maldita y asquerosa cochinilla algodonosa" ^^):




Y después del lavado: