sábado, 11 de septiembre de 2010

Chamanismo, parte 1


Seguimos traduciendo artículos interesantes, este en especial fue porque alguien me pidio información sobre el tema, y como precisamente lo tenía en mi lista, pues le di prioridad, aunque he tardado por que ya sabeis que me estaba tomando un descanso (estoy), queda una segunda parte:


Chamanismo

Tal vez el más antiguo sistema de curación en el mundo, el chamanismo es frecuente en las culturas tribales que, aunque aislados unos de otros, han desarrollado creencias y técnicas con sorprendentes similitudes. El chamán es un individuo que entra en un estado de éxtasis alterado de conciencia, que le permite comunicarse con guardianes y espíritus que ayudan y aprovechar fuentes de enorme poder. El objetivo principal del chamanismo es la curación del cuerpo y la mente. También se utiliza para la adivinación y para asegurar una buena caza y la prosperidad de una tribu o pueblo.

El chamanismo es un fenómeno complejo y con frecuencia equivocadamente identificado con la magia, la hechicería y la brujería. Un trance extático, la comunicación con espíritus o la capacidad de curar o adivinar, no necesariamente hacen a un chamán.

De acuerdo con las evidencias arqueológicas y etnológicas, el chamanismo ha sido practicado entre 20.000 y 30.000 años. Puede ser mucho más antiguo, quizás tan antiguo como la raza humana. Se encuentra en todo el mundo, incluyendo partes muy remotas de las Américas, Siberia y Asia, Australia, el norte de Europa y África. Según algunas teorías modernas, los Celtas y Druidas pueden haber practicado una forma de chamanismo, que proporcionó una fuente para el desarrollo de la hechicería y la brujería Europea.

Los sistemas chamánicos varían mucho, pero hay semejanzas básicas en la mayoría de los sistemas. El chamán debe funcionar cómodamente en dos realidades: la realidad ordinaria de cada día, el despertar del mundo, y la realidad monordinaria del estado de conciencia chamánico. La realidad monordinaria se alcanza en un trance, el cual varía de muy leve hasta el coma profundo y permite al chamán ver y hacer cosas que son imposibles en la realidad ordinaria. Una vez en trance, el chamán entra en el mundo inferior cayendo por un agujero o abertura en la tierra. En el mundo inferior, ve la causa o la enfermedad de un paciente y conoce su cura, y ve que a su espíritu guardián y espíritus ayudantes. Él puede cambiar de forma con estos espíritus y volar por el aire. Realiza sus curaciones y puede ver el futuro. Cuando su trabajo chamánico ha terminado, re-emerge del mundo inferior de nuevo a la realidad ordinaria. De los chamanes también se dice que ascienden al cielo en espíritus que los transportan o a horcajadas sobre espíritus de caballos sacrificados.

La realidad monordinaria es tan real para el chamán como lo es la realidad ordinaria. Las cosas que ve no son alucinaciones, pero son exteriorizadas. El estado de conciencia chamánico es inducido a través de tambores, vibraciones y bailando o, en algunas sociedades, por la ingestión de alucinógenos.

Los chamanes suelen ser hombres, aunque las mujeres también pueden convertirse en chamanes, algunas mujeres chamán son extraordinariamente poderosas. En algunas culturas, los chamanes son involuntariamente elegidos por los espíritus; se dan cuenta de su llamado en una experiencia transformacional, a menudo una enfermedad grave que les acerca a la muerte y es auto-curada. En otras culturas, las personas con dones naturales chamánicos son seleccionados a una edad temprana, entrenados e iniciados.


Fuente:
Witches and Witchcraft de Rosmary Ellen Guiley
Traducido por Dandelion.